Carta del Hermano Mayor

Queridos hermanos/as en Xto. Paz y Bien.

Antes de finalizar  estos días de cuaresma y como antesala de nuestra Semana Santa, este Hermano Mayor  en representación de toda su Junta de Gobierno quiere transmitiros un deseo.

Es una Semana Santa especial para la Archicofradía, ya que la Estación de Penitencia del próximo Jueves Santo dará paso al comienzo de la cuenta atrás ante quizás el hito más importante de la historia de esta Archicofradía.

La Coronación Canónica de Nuestra Madre y Señora de los Dolores siempre se ha interpretado como una coronación de fe, de oración, de amor, de amistad y de unión.

Es este último punto el que quiero remarcar tendiendo la mano a todos los hermanos y devotos para que formen parte viva de la Coronación, que aporten su grano de arena, que acepten nuestra mano tendida o que compartan sus lágrimas de ilusión y gozo con nosotros.

Quizás se hayan tomado decisiones difíciles y que no pueden contentar a todos, pero siempre se ha seguido el camino que bajo nuestro criterio era el mejor para nuestros Sagrados Titulares. Esperamos que podáis entendernos y compartamos entre todos los momentos tan bonitos que nos quedan por vivir.

La Estación de Penitencia es un momento idóneo para el rezo, para la reflexión y para hablarles al  Señor y la Virgen. En nuestro caso habrá una Oración para que nos ayuden y que la Coronación Canónica de Nuestra Madre y Señora de los Dolores sea de fe, de oración, de amor, de amistad y de unión.

Son muchos los hermanos que por trabajo o por encontrarse fuera, e incluso por enfermedad esta Semana Santa no podrán acompañar a nuestros Sagrados Titulares, esperemos que el año que viene puedan acompañarnos.

Solo resta desearos una feliz estación de penitencia  a la vez que encomendamos nuestras oraciones al Señor de la Vera+Cruz, Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores, por usted.

Francisco Martín Durán

Hermano Mayor