Historia

Un paseo por la historia de nuestra archicofradía, desde su fundación a la actualidad.

Existen documentos que datan de 1538 donde hacen referencia a la hermandad de la Vera+Cruz y a su pertenencia a la Parroquia de la Concepción.

6 de Mayo de 1751 incorporada a la Basílica de San Juan de Letrán (Roma) por bula del Papa Benedicto XIV.

30 de Enero de 1896 son aprobados definitivamente los estatutos, sin renunciar a su antigüedad en ese momento de más de 350 años.

  A destacar el pleito con fecha 13 de Junio de 1610 donde la hermandad trata el tema de su antigüedad en relación a la de la cofradía de las Ánimas del Purgatorio. Desde el 6 de Mayo de 1751 incorporada a la Basílica de San Juan de Letrán (Roma) por bula del Papa Benedicto XIV.

Varios documentos se suceden a través de los siglos que no hacen sino corroborar la dilatada historia de la Vera+Cruz en Huelva. En 1893 se promueve el culto a los titulares del Cristo de la Vera+Cruz y Nuestra Madre y Señora de los Dolores por parte de mujeres devotas de estas dos advocaciones. Dos años después se realiza la solicitud de aprobación de reglas y el 30 de Enero de 1896 son aprobados definitivamente los estatutos, sin renunciar a su antigüedad en ese momento de más de 350 años.

Ese mismo año de 1896 se produce la 1º salida procesional con la imagen de la virgen, sin procesionar el Cristo de la Vera+Cruz. Estas imágenes fueron destruidas en 1936 durante la guerra civil.

La creación de la Hermandad de la Oración en el Huerto data de 1922, cuando se procede a la aprobación de los estatutos en una reunión del día 25 de Abril en la casa de Don Juan Llanes. Unos días antes comienza la constitución de la Hermandad por iniciativa de Don Alfonso Padilla, Don José Orellana, Don Manuel Romero, Don Rafael de la Corte y Don Luis Orellana.

El arcipreste de Huelva, Don Julio Guzmán, párroco de San Pedro y capellán de la iglesia de la Merced, informa a favor de la fundación de la cofradía. La Diputación Provincial, en calidad de propietaria del templo mercedario, acepta a fecha 5 de Agosto de 1922 la entrada de la nueva corporación. La Hermandad se establecía en la Iglesia de la Merced donde se erigía canónicamente el 22 de Marzo de 1923 por decreto del Arzobispado de Sevilla.

La Hermandad realiza su salida desde La Merced en el período de 1923 al 1935 en Jueves Santo, Domingo de Ramos o Miércoles Santo. La túnica de la Hermandad es blanca, con antifaz también blanco con el escudo dispuesto en el centro. En 1936 se traslada la Hermandad a la Parroquia de la Concepción, donde son destruidas las imágenes por los disturbios sucedidos en Huelva por la Guerra Civil. En 1937 vuelve a procesionar la Oración en el Huerto desde la Iglesia de la Concepción tras realizar Castillo Lastrucci la imagen titular de la hermandad, y en 1939 se produce la fusión con la Vera+Cruz y su traslado definitivo a la Parroquia de la Concepción.

Con la aprobación por parte del Arzobispado de la fusión de ambas hermandades, en el año de 1938 empiezan como una única corporación bajo el nombre de Real e Ilustre Hermandad de la Vera+Cruz, Sagrada Oración de Nuestro Señor en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores, realizando su primera salida el Domingo de Ramos de 1939 desde la Parroquia de la Concepción, procesionando las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores. Posteriormente la Archicofradía fija su día de salida en el Jueves Santo.

La imagen del Cristo de la Vera+Cruz no procesiona en la tarde noche del Jueves Santo tal y como venía aconteciendo desde finales del XIX, quedando una representación del cortejo de la Vera+Cruz en la presidencia del paso de palio con túnica negra de ruán, antifaz verde y cinturón de esparto. El cuerpo de nazarenos viste la túnica de la Hermandad de la Oración en el Huerto para la salida procesional.

Canónicamente erigida en su Capilla de la Santa Cruz y de los Dolores de la Bienaventurada Virgen María, de la Parroquia de la Purísima Concepción de Huelva, está incorporada a la Basílica de San Juan de Letrán en Roma por S.S. Benedicto XIV, el 6 de Mayo de 1751 de cuyas Gracias y Privilegios goza perpetuamente y agregada a la Archicofradía de los Servitas de Florencia.

El 15 de Febrero de 1985 la Hermandad obtiene el carácter sacramental por decreto del obispo de Huelva, Monseñor Rafael González Moralejo. La Hermandad ha celebrado desde esa fecha cultos en honor al Santísimo Sacramento, siendo la encargada de la instalación del Monumento del Jueves Santo en la capilla de la Hermandad dentro de la Parroquia de la Concepción a partir de 1995.

En 1996 la hermandad es agregada a la fraternidad franciscana de la Provincia Bética, siéndole entregada carta de Hermandad por el Ministro Superior, Fray Ricardo Cerrato Chamizo.

Castillo Lastrucci, imaginero sevillano ya fallecido, fue el encargado de sacar de la madera la dulcísima imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Oración en el Huerto, de talla completa y de vestir. En el año de 1977 el también sevillano Luis Ortega Brú procedió a una restauración extensa de la escultura, que ha adquirido -con más volumen y profundidad de rasgos- un aspecto algo distinto al primitivo. Bellísima y delicada es la imagen del Ángel que ofrece el Cáliz, obra culmen del gran maestro ayamontino Antonio León Ortega, que de talla completa policromada, sorprende y conmueve por su serenidad y equilibrio. Posteriormente se han añadido al grupo unos Apóstoles durmientes que acusan magníficamente el estilo de Ortega Brú y que complementan la escena plástica del Huerto de Getsemaní, representado sobre el incomparable paso de estilo barroco, tallado por el gran onubense José Oliva, dorado en unos tonos característicos y policromado. Candelabros con guardabrisas sobre la cornisa del canasto y fanales de Manuel de los Ríos en los espacios cóncavos del mismo, iluminan el conjunto.

La actual imagen de Nuestra Madre y Señora de los Dolores es la primera virgen que realizara para Huelva el sevillano Luis Álvarez Duarte y que fue bendecida por el recordado segundo Obispo de la Diócesis, Doctor José María García Lahiguera, en Febrero de 1968. Su expresión dolorosa está equilibrada por su serena belleza, que se enmarca en un paso procesional que es un exquisito prodigio de gracia, elegancia y finura. Dan altura a este canon del buen gusto unos varales de Fernando Cruz en cuyas basas figuran los Evangelistas y las Patronas de las capitales andaluzas, amén de la Virgen del Rocío. Los respiraderos en plata de ley son anónimos del siglo XIX, y sobre el frontal del antiguo respiradero figura la Patrona de Huelva, Nuestra Señora de la Cinta Coronada, obra también de Cruz como las jarras y peanas. El magnífico y único palio granate, bordado en plata con el antiguo método de \”hojilla\” por Guillermo Carrasquilla, porta en Gloria una Inmaculada de Seco y Sebastián Santos. El valiosísimo manto -adquirido en lejana época a la Hermandad del Valle de Sevilla- está primorosamente bordado en plata también con el método de \”hojilla\” por Patrocinio Vázquez en 1905; siendo iluminado por unos candelabros y faroles entre varales de Manuel de los Ríos. Los finísimos faldones, procedentes y con el escudo de la Hermandad de Vera+Cruz, así como la saya azul con la que procesiona la Santísima Virgen son de Juan Manuel Rodríguez Ojeda. La nueva candelería es obra de Juan Fernández. La Virgen es venerada como Reina en su paso procesional con una corona de plata de ley de autor anónimo del siglo XVIII y lleva en su pecho un corazón de plata atravesado por siete puñales, simbolizando los siete Dolores que atravesaron su Corazón, obra de Fernando Marmolejo.

El rico y valioso patrimonio artístico se ve acrecentado en número y valor con el más completo juego de insignias de Huelva. Faroles, Cruz de Guía, varas, pértigas, banderas, estandartes, banderines, Libro de Reglas, Guión Sacramental, Simpecado, constituyen una portentosa muestra de orfebrería y bordado. Nuestros nazarenos -albores del Jueves Santo- portándolas en procesión dan magnificencia, exquisitez, norma, orden y elegancia a la piadosísima estación de la noche del Jueves Santo.